martes, 9 de junio de 2009

Amor





El amor es una herramienta indescriptible, muy útil para jugar a las escondidillas.





10 comentarios:

Karla dijo...

Estas líneas las dedico a Quique por ser un gran lector.

He aquí a lo que me refiero cuando hablo de la realidad autónoma de la literatura: ¿cómo podría alguien refutar lo aquí escrito sobre el amor? Pero no glosaré más porque, tal como Miguel Bosé, no creo que sea correcto desentrañar los misterios de mis canciones.

Saludos a mis lectores: a Francisco y a los otros, que no dejan mensajito pero que sé que andan por ahí.

quique et alia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
quique et alia dijo...

:)

Karla dijo...

Quique, gracias infinitas por leer y comentar y también por disentir (¿por qué no?)

:D

Blackpaco dijo...

El problema es cuando se encuentran... y se acaba el juego... y ya nadie sabe bien a bien qué hacer con ese amor.

Francisco.

Karla dijo...

Buen punto. Como el final de El Graduado. Se roba a la novia y luego no sabe qué hacer con ella.

edgar morales dijo...

Con el amor también se puede jugar a la casita!

Karla dijo...

O a las cebollitas!

Toshiro dijo...

Qué buenos textos hay en este blog, si yo tuviera una revista bimestral con chistes patéticos hasta el final me cae que te publicaba.

Karla dijo...

Amoramor, cómo te he extrañado!